Rennés-le-Château

En este pequeño pueblo francés hay una iglesia muy especial. El tesoro de los cátaros y el supuesto linaje de Jesucristo están en boca de los visitantes.

“Terribilis est locus iste”. Éste es un lugar terrible. La bienvenida que se da al visitante no es muy halagüeña, aún menos si tenemos en cuenta que estamos a las puertas de una iglesia.

Nos encontramos en el país cátaro. Así nos lo recuerdan numerosas señales turísticas diseminadas por la región. “Le pays cathare”. Estamos en el Langedoc francés, en el Departamento de Aude.

Además de numerosos castillos, esta zona alberga un sitio muy especial: Rennés-le-Château. Este pueblecillo que tantos visitantes atrae ha sido también el motivo principal de nuestra visita. Aquí tiene su origen un misterio protagonizado por un cura y su extraña iglesia.

Para ser un pueblecillo tan pequeño, Rennés-le-Château está muy bien aprovisionado. Dos restaurantes, dos parkings, librerías y tiendas de artesanía… en una de esas tiendas puede comprarse una guía para el visitante por 6 euros. Puede adquirirse en francés, en alemán, en inglés o en castellano. Hay quien no ha querido desperdiciar la oportunidad de aprovechar el trasiego de visitantes.

De vez en cuando abren la iglesia al público. Entre las personas que allí entran podrían distinguirse dos actitudes. A algunos se les nota fe en el rostro. A otros, curiosidad. Pero tanto unos como otros parecen tener la misma sensación: esa iglesia no es normal. Tan pronto como se accede a ella se es recibido por el mismísimo diablo.

Unos curiosos manuscritos

François Berenguer Sauniere era un cura recién llegado a Rennés-le-Château. Sucedió en 1885. Un cura pobre destinado a un pueblo pobre. La propia iglesia del pueblo estaba en una situación bastante lamentable, así que Sauniere dedicó el dinero obtenido de pequeñas donaciones a la reconstrucción del altar.

En entonces cuando Sauniere encuentra algo muy especial escondido bajo el altar. Eran unos antiguos manuscritos y llamaron enseguida la atención del cura.

Con esos papeles en mano, Sauniere se dirigió a París, donde consiguió una importante cantidad de dinero. Con ese dinero hizo importantes mejoras en la iglesia de Rennés-le-Château, además de construir curiosos edificios como la Torre Magdala o Villa Betania.

¿Qué fue lo que descubrió Sauniere y le dio tantas riquezas? Hay por hay no apenas sabemos nada sobre lo que encontró Sauniere, pero sobre ello se han propuesto una gran cantidad de especulaciones y teorías.

La pista cátara

Los cátaros dominaron está región durante muchos años. La herejía cátara se extendió rápidamente durante el siglo XII. Criticaban los sacramentos y las riquezas de Roma y proponían un estilo de vida ascético. También defendían que Jesucristo no murió en la cruz. Llevaban siempre consigo el Evangelio de San Juan, el único auténtico según su creencia. El Papa Inocencio III instigó una cruzada contra los cátaros y la herejía fue reprimida con una crueldad pasmosa. Por ello, los cátaros se vieron obligados a refugiarse en torno a los Pirineos.

En 1244 los franceses sitiaron el castillo de Montsegur, que se había convertido en el último refugio de los cátaros. En la consiguiente matanza mataron a los últimos cátaros, que acabaron en la hoguera. Pero, al parecer, antes del ataque final, cuatro cátaros lograron evadir el sitio descolgándose por un precipicio, logrando salvar así el “tesoro espiritual” de los herejes. Pero, ¿en qué consistía este tesoro?.

Algunos investigadores defienden una arriesgada teoría. El tesoro salvado por los cátaros tenía relación con la vida de Jesucristo: el nazareno no murió en la cruz y tuvo descendencia con María Magdalena. Los cátaros eran conocedores de este secreto y se convirtieron en cuidadores del linaje de Jesucristo. Y la Iglesia, por supuesto, no estaba dispuesta a aceptar este conocimiento que ponía a temblar sus propios cimientos.

Hay autores que han defendido desde hace tiempo este tipo de teorías, que se han hecho ahora famosas gracias a la novela “El Código Da Vinci”. Los cátaros, los templarios, María Magdalena, los merovingios, los visigodos, Salomón… son términos que se entremezclan en estas diferentes hipótesis, aunque todas ellas tienen un denominador común: Jesucristo no fue el hijo de dios, sino un simple mortal.

¿Qué encontró Sauniere?¿Acaso fue el tesoro espiritual de los cátaros? Y, quizás lo más importante, ¿de dónde obtuvo tanto dinero?.¿Quiso el Vaticano silenciar a Sauniere con dinero?, ¿O quizás ese dinero tuvo otro origen?. Se han propuesto una gran cantidad de respuestas, casi tantas como preguntas, pero a día de hoy aún no hay nada claro. Sauniere dejó muchas pistas en si renovada iglesia, pero llevó su secreto a la tumba. Y no parece que el diablo Asmodeo, guardián de la iglesia de Rennés-le-Château, esté dispuesto a proporcionarnos las respuestas.

Anuncios

4 comentarios sobre “Rennés-le-Château

  1. hola bueno no se que mucho decir solo si alguien me puede orientar hace un tiempo alguien me dijo que no confie en nadie y que me estan cuidando algo me ijo de un prioriato o algo asi me dijo que un tiempo mas me buscarian me gustaria saber porque eso?y porke varias veces he soñado con esos castillos que ustedes nombran?me da una sensacion extraña eso si de haber estado ahi ojala me pueden ayudar cariños y que la luz de la verdad nos haga libres adios

    1. Hola Dorys
      Sería conveniente que intercambiáramos experiencias. Me vinculé al misterio de Rennes Le Château a raíz de una regresión y he investigado y visitado el sitio durante los últimos 5 años.
      Tengo mucho que contarte pero eso no puede discutirse en un foro público. Mi correo electrónico es artovaro@gmail.com, si te interesa escríbeme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s