Constatan una disminución de ozono en el Ártico

Scoresby Sund, en el Mar de Groenlandia. Imagen: Hannes Grobe. AWI.
El Instituto Alfred Wegener para la Investigación Polar y Marina ha hecho público un estudio en el que evidencia la pérdida de ozono ártico debido a una temperatura estratosférica inusualmente baja durante el pasado invierno. La pérdida puede llegar al 50% en las capas con mayor densidad de ozono.
La perdida de ozono, desencadenada por la presencia de compuestos clorofluorocarbonados (CFCs), se intensifica con el descenso de las temperaturas. Los investigadores creen que el calentamiento de las capas más bajas de la atmósfera provoca que salga rebotada menos radiación solar, lo que contribuye al enfriamiento de las capas superiores en las que se encuentra el ozono. 
Aunque es la primera vez que se evidencia una disminución tan grande, el problema no es nuevo, ya que la pérdida de ozono en el Polo Norte está constatada desde finales de los noventa del siglo XX. Tres décadas antes, a finales de los sesenta, los científicos ya habían constatado una preocupante reducción del ozono en el Polo Sur. Pronto se relacionó esta reducción con la producción de CFCs. El denominado “agujero de ozono” fue una preocupación que trascendió el ámbito científico y llegó a la ciudadanía, que presionó a sus administraciones para le reducción de los gases de CFC.
El Protocolo de Montreal de 1978 permitió la prohibición de los CFCs más peligrosos. Estos compuestos persisten en la actualidad en nuestra atmósfera, pero es previsible que disminuyan en las próximas décadas, ya que su producción ha descendido.
Una iniciativa internacional
El proyecto de investigación trata de entender si existe una relación entre cambio climático y reducción de los niveles de ozono, un gas que protege a la Tierra de las peligrosas radiaciones ultravioletas que nos llegan desde el sol. Los investigadores han advertido que el descenso del ozono podría notarse fuera del Ártico. Así, en una nota hecha pública por los investigadores españoles que han participado en el estudio, se señala que “en latitudes medias puede producirse un aumento de radiación ultravioleta esta primavera”. Por ello, los científicos recomiendan incrementar las medidas de protección.
El Instituto Alfred Wegener ha sido el encargado de coordinar a dieciseis instituciones científicas de ocho estados europeos. Los datos han sido obtenidos en 30 estaciones de medición en el ártico y en zonas subárticas.
La participación española ha corrido a cargo del INTA, que posee una estación de medición de ozono en Islandia y del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña, en Santa Cruz de Tenerife, perteneciente a la Agencia Estatal de Meteorología.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s