El Gran Cañón, a salvo de la minería del uranio

Gran Cañón del Colorado. Imagen: Juanma Gallego (CC BY-NC-ND 3.0)
El Gran Cañón del Colorado podría quedar a salvo de la minería del uranio durante al menos 20 años. Un reciente informe elaborado por el Departamento del Interior de los Estados Unidos plantea, entre otras alternativas, la prohibición de la minería en un área de un millón de acres (unos 4.000 km²) en torno al emblemático parque nacional estadounidense.
El informe se encuentra en fase de recepción de aportaciones por parte de grupos y ciudadanos. Por ello, varios grupos ecologistas están haciendo un llamamiento a los ciudadanos para que expresen su apoyo la medida de protección.
Uno de estos grupos es el Centro para la Diversidad Biológica (Center for Biological Diversity). En palabras de sus representantes “el nuevo boom de la minería del uranio en el área del Gran Canón amenaza con industrializar el paisaje, dañar el hábitat de la vida salvaje, así como contaminar y esquilmar unas fuentes de agua importantes para la región”.
El Gran Cañón ha estado protegido de la minería desde su declaración como monumento nacional en 1908. Sin embargo, en los últimos años, debido al alza de los precios del uranio y del renovado interés por la energía nuclear por parte de muchos Estados, se están multiplicando los intentos por obtener uranio en yacimientos hasta ahora inexplorados. Por este motivo, los empresarios del sector han puesto de nuevo los ojos sobre algunos emplazamientos que hasta hace poco eran ignorados por falta de rentabilidad.
Las áreas cercanas al Gran Cañón también han estado en el punto de mira de las empresas mineras. Los grupos ambientalistas Sierra Club, Center for Biological Diversity y Grand Canyon Trust advirtieron hace ya un tiempo que el Servicio Forestal de los Estados Unidos había permitido prospecciones mineras a la empresa británica Vane Minerals Group. Esta empresa intentó hacer catas en 39 puntos del parque nacional. Aunque en un principio Vane Minerals obtuvo permiso administrativo para la realización de esas prospecciones, la denuncia de los ecologistas hizo que a principios de septiembre de 2008 el Servicio Forestal admitiera el estudio sobre el impacto que tendría la minería en esa región.
El Servicio Forestal se había amparado en que la Ley de Minas norteamericana, que data de 1872, permitía el uso minero de tierras públicas. Los ecologistas, sin embargo, critican que esas actividades suponen un serio peligro de contaminación de las aguas de varios ríos tributarios del Colorado. Es preciso recordar que el Colorado constituye una de las principales fuentes de agua potable para grandes ciudades del suroeste norteamericano.
El uranio suele encontrarse como óxido en varios minerales como la pechblenda, la carnotita, la uranitita o el lignito. Precisamente la Meseta del Colorado constituye uno de los más importantes yacimientos mundiales de carnotita. Este mineral es de un intenso color amarillo y puede contener, si es lo suficientemente puro, hasta un 53 por ciento de uranio.
Anuncios

Un comentario sobre “El Gran Cañón, a salvo de la minería del uranio

  1. Me parece muy bien que se protejan los lugares aunque contengan minerales ricos al mas propio estilo Avatar. Veremos si cuando este recurso escaseé opinan lo mismo 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s