El cóctel tóxico de cada día

Suena el despertador. Ponemos el pie en la superficie polibromada que tenemos bajo la cama. Es decir, en la alfombra, con sus retardadores de la llama. No hay problema. Una ducha acompañada de relajantes parabenes espumosos nos ayudará a desperezarnos.

Leer más El cóctel tóxico de cada día
Anuncios